Seguro que os lo habéis preguntado

Hay olores que nos transportan a nuestros recuerdos: nuestra niñez, unas vacaciones, alguien querido…, pero desde luego si hay un olor que nos evoca miles diferentes no es otro que el de la lluvia.

Hace miles de años el ser humano estableció una relación fuerte y positiva con el olor de la lluvia, ya que indicaba, por ejemplo, el fin de la estación seca; la llegada de la lluvia marcaba el despertar de la naturaleza.

Pero ¿a qué se debe este olor? en esta magnífica Ted-Ed nos lo explican de forma corta, sencilla y entretenida.

Y en un día tan lluvioso nos hemos acordado de una pregunta que a más de uno seguro que os ha traído de cabeza: Si se nos ha olvidado el paraguas… ¿nos mojamos más yendo andando o corriendo?. La respuesta definitiva la podéis encontrar aquí.

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Ir al contenido