¡Odio la sopa!

Así de contundente es esta pequeña que, desde la sencillez de los ojos de una niña, nos sigue transmitiendo fantásticas lecciones de igualdad, política, crítica social y la vida cotidiana desde el humor más genial de su autor, galardonado con el Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2014.

Y ha sido tan grande la repercusión de Mafalda a lo largo de todo este tiempo, que se ha hecho merecedora de homenajes que podemos encontrar en forma de estatuas en ciudades como Buenos Aires u Oviedo, por ejemplo.

¿Y qué mejor manera de recordar su humor ácido que leyendo sus ingeniosas frases? En webs como Amazon podemos encontrar las ediciones en inglés.

Ir al contenido