A veces el inglés puede ser un idioma confuso, existen palabras que parece que están especialmente diseñadas para atormentarnos. Una simple letra nos puede arruinar una conversación o un texto.

Para ayudarnos, Oxford Dictionaries nos echa una mano en esta entrada de su blog.

Ir al contenido